La labor del tutor en la Formación y la Consultoría A Distancia

gallery/c_2

La labor del tutor en la Formación y la Consultoría A Diatancia se basa en el seguimiento personalizado de cada uno de los que la reciben. La persona encargada de la tutoría, por tanto, debe ser capaz de resolver muchas situaciones distintas. 

La persona dedicada a la tutoría debe contar con el pleno conocimiento del tema de que se trate, manejar como usuario los medios de comunicación telemática y tener experiencia docente.

Los participantes valoran en el tutor cualidades tales como la cordialidad, la disponibilidad, el seguimiento. Actitud dialogante y abierta a la vez que respuesta rápida a las cuestiones planteadas.

Al empezar el curso la tutoría debe informarse del nivel de conocimientos del participante para poder orientar sus pasos. No es necesaria la realización de un examen. Más bien se trata de formular hábilmente una serie de preguntas para deducir el “grado” del que participa.

La figura del tutor adquiere gran relevancia. Se trata de un especialista que domina la materia y está adiestrado en las técnicas de comunicación a distancia. El participante trabaja y decide, pero sabe que en cualquier momento puede acudir a ese tutor que, al otro lado del ordenador, va siguiendo paso a paso su trayectoria. 

Al faltar ese lenguaje coloquial que nace del trato presencial, es misión del tutor procurar que su lenguaje escrito sea directo y cercano.

gallery/coaching empresas
gallery/c_2
gallery/sin título-2
gallery/c_2
gallery/group-negotiations
gallery/c_2